Bienvenidos

BLOG

  • Carlos Augusto Albán Vela

Planear la década



La RAE respondió que la nueva década empezará en 2021 porque "cada década comienza en un año acabado en 1 y termina en un año acabado en 0". "Así, la primera década del siglo XXI es la que va de 2001 a 2010; la segunda, de 2011 a 2020, etc.", añade la RAE citando al Diccionario Panhispánico de dudas.”

En este paso por Australia y escuchando que los chinos tienen planeado el futuro de su país para los próximos 100 años, pensé en lo importante de planear nuestra vida.


Hoy cuando muchas personas coincidimos en que debemos vivir el ahora y justo ahora cuando estamos empezando un nuevo año me asaltó un interrogante: ¿Qué tan capaces somos de planear nuestra vida a 10 años? Difícil. Estamos acostumbrados a hacer compromisos reales para el nuevo año, pero pocas veces a largo tiempo, sumado a esto que corremos el riesgo de que el propósito se quede en el salón de la celebración del año nuevo.


Planear a 10 años nos permite trabajar un modelo más cercano a lo que queremos ser, ya que las metas no se alcanzan de la noche a la mañana, especialmente cuando tienen que ver con temas de transformación personal.

Al cierre del 2019 veía los juegos pirotécnicos en Sídney, seguramente el lugar del mundo donde esta celebración registra el mayor impacto, por ser una de las primeras que recibe el año, además por lo espectaculares que son. Las personas aplauden, nos abrazamos y nos deseamos que nuestros sueños se cumplan en el año que llega ¿y después? Ya corrimos todo el año por llegar a la noche de las luces, en ese camino tropezamos, se nos cayeron algunas cosas, como me ocurrió llegando al Garden Botanic, sitio donde apreciaríamos el evento.


Pero para planear necesitamos mirar atrás, saber cómo estamos de bien armados, que nos falta y sobre qué debemos trabajar para lograr llegar a donde queremos.


No le temamos a las metas , incluso al riesgo de no cumplirlas. Lo cierto es que esta década que llega este o el próximo año, es una oportunidad para vivir el presente, pero proyectarnos a un futuro de largo aliento. ¿Cómo? A través de una lista de chequeo en una tabla de Excel, dibujando un árbol con todos los sueños, un plan con resultados y fechas desde lo personal, lo espiritual, lo económico etc. El plan hay que escribirlo para hacerle seguimiento.


Cada año la tarea puede cambiar y es mirar cómo avanzamos en nuestros propósitos , como los cumplimos y si hay que replantearlos lo hacemos ,como diría el filósofo y economista chileno , Manfred Max Neef Miremos el faro hacia dónde vamos , navegando a la deriva .Mientras Tanto Vivo.