Bienvenidos

BLOG

  • Carlos Augusto Albán Vela

Pepe Navarro

Fotógrafo de la vida


Aquel día en la Escuela Taller de Barichara, ubicada al nororiente de Colombia, en Sudamérica, se inauguraba la exposición de un fotógrafo español. En ella, se sentía la sed de la población de Burkina Faso, la alegría de aquellos que recibían agua, también la desolación y la mano que se tiende para ayudar. Parecía que lo conociera desde siempre. Su nombre: Pepe Navarro. Toparme con él ha sido de los encuentros más gratos que me ha dado la vida.


Para este hijo de un carpintero y una ama de casa, que trabaja desde los 14 años, lo más importante es la gente, esa que ha retratado con su cámara, que aparece en sus muchas publicaciones y en sus exposiciones realizadas alrededor del mundo. Son cientos de imágenes, y en cada una, una historia.


Es un hombre bueno como la gente buena en la que cree. Un día, a los 39 años, este licenciado en Ciencias Económicas, Ciencias Contemporáneas y Magíster en Comunicación, cambió su posición al frente de los temas de marketing financiero, por una cámara fotográfica, la cual parece que le llegó por azar. Sabía lo que ya no quería en la vida y la cámara le enseñó lo que sí.


Su obra forma parte de colecciones privadas y públicas en distintos lugares, como el Museum of Photographic Arts de San Diego (California). Ha trabajado como fotógrafo voluntario para Medicus Mundo, realizando reportajes gráficos en Chiapas, Cabo Verde, Angola. Ha cedido fotografías a organizaciones como Payasos sin Fronteras y la Federación de ONG’s catalanas.


Pepe desde el año 2000 es voluntario de 'Aigua per al Sahel', donde uno de los grandes retos es la construcción de pozos de Agua en Burkina Faso y sus alrededores.

“Al Sur del Sáhara se encuentra una extensa región que va desde el Atlántico hasta el Mar Rojo y que atraviesa Senegal, Malí, Burkina Faso, Níger y Chad. El Sahel es una zona de transición donde la escasez de lluvias, la deforestación, la erosión del suelo y la sobre-pastura han provocado una desertización acelerada. Tierras que antaño habían sido fértiles, donde se cultivaba el mijo, pacían rebaños de vacas y terneras, se han vuelto ahora áridas y sedientas” (Tomado de la página oficial http://es.aiguaperalsahel.org/)


“Este proceso de ayudar a los demás, es un proceso personal que a muchos le llega en su momento y a otras tal vez nunca, pero lo cierto es que nuestro futuro y nuestro presente será mejor cuando seamos más“ dice en su acento barcelonés.

Considera que, en Burkina Faso, la gente no nace libre sino tiene sus mínimos cubiertos. "Alguien que tiene que ir buscando aquello que necesita para sobrevivir, difícilmente goza de libertad y a eso se llama esclavitud" afirma Navarro.


A pesar de los peligros en este país, como consecuencia de las acciones de los yihadistas, no olvida a su gente que necesita de su apoyo y siempre piensa en regresar.