Bienvenidos

BLOG

  • Carlos Augusto Albán Vela

Creer

Carlos Tuto Alban. - Cuando caminamos en la búsqueda del conocimiento interior, vamos encontrando diferentes lecturas, interpretaciones, conocimientos, evidencias, muchas tomadas de la ciencia, otras de la experiencia, unas confrontadas o complementadas con otras. Todo para decir que la persona que cree en la ciencia, puede creer en la espiritualidad, que la razón se puede complementar con la intuición. Cada vez conozco más casos donde quienes a través de su vida han abordado una forma de ver y entender lo que les ocurre, pero al encontrar fenómenos inexplicables amplían su visión del mundo.

Existen disciplinas o creencias que no aceptan otras posibilidades de interpretar fenómenos que desde la razón no tienen sustento, también hay científicos que a pesar de su formación y práctica profesional, creen en Dios y ven en él una fuerza complementaria que les permite ejercer su trabajo, hablo por ejemplo del caso de los médicos, que ante la seguridad de que una persona ya no podría seguir viviendo por su crítico estado de salud, ven que pronto se recupera y más aún es producto de una petición, oración o similar de esa persona o de su familia sumada a la atención médica.

Existen personas que evidencian haber intentado pasar el umbral que los llevaría a trascender de este plano y de manera inexplicable se devuelven a esta vida y dan fe del procedimiento quirúrgico que recibieron, la atención que se les dio en la sala de cirugía, donde su nivel de conciencia era cero y sin embargo pueden demostrar con datos lo que ocurría mientras estaban declarados muertos.


Somos un todo y debemos darnos la oportunidad de tener una apertura a todas las posibilidades que da el universo. Eso no nos hace más o menos inteligentes, nos hace más conscientes de las posibilidades que se pueden abrir al entender que nuestra manera de ver el mundo tiene que ver con nuestro origen, las creencias de nuestras familias, nuestra cultura y nuestra educación. ¿Se ha preguntado cómo interpretaría su realidad si hubiera nacido al otro lado del planeta?



¿Cuál es la verdad? La suya, esa es su verdad y cada cual la aborda y la encuentra. En muchas ocasiones mezcla un conocimiento con otro y eso es completamente válido cuando entendemos que somos todo y que además somos una unidad con diferentes maneras de aproximarnos los unos a los otros.


En el 2020 tuve la oportunidad, con una colega, de hacer más de 25 entrevistas en nuestro programa virtual, Mientras tanto vivo. Compartí con personas que manejaban distintas percepciones acerca del conocimiento interior: valoraban el yoga, la meditación ,la numerología , la carta astral, el contacto con los ángeles, la medicina tradicional y la ayurveda, el tema de la compasión y el servicio como práctica de vida, y estas personas en su mayoría , son profesionales en otros campos del conocimiento, se han formado a través de aulas , pero esto no les niega la posibilidad de indagar en otros aspectos que los lleven principalmente a sanar sus problemas y a encontrar en el nuevo conocimiento una posibilidad de servir a los demás.

Estoy firmemente convencido que las experiencias espirituales, tienen un solo propósito, sanar y servir. Si la razón de buscar este otro conocimiento está basada en un interés comercial o de hacer crecer más el ego, el camino es el equivocado.


Somos afortunados de ser Latinoamericanos. Mezclamos nuestra ancestralidad indígena con la influencia cristiana, recibimos información de oriente y buscamos explicaciones en nuestras construcciones como las pirámides y los monumentos de nuestros antepasados, las plantas se ritualizan para curar, para alimentar y para proteger ¿no es esto una maravilla?

Después de recorrer muchos caminos, vamos depurando el conocimiento que adquirimos y nos vamos identificando más con algunas corrientes, como nos ocurre con toda la información que nos llega en la vida.


Lo importante es tener una mente abierta a nuevas posibilidades, a creer que cuando miramos hacia el universo, allá en la distancia pueden estar pasando cosas. Tratemos de descubrir cuáles y si no encontramos respuesta, sigamos con el corazón abierto, siempre dispuestos a entender que somos mucho más de lo que nos permitimos sentir.